Cómo Evitar Que el Mejoramiento Personal Afecte Nuestro Bienestar

Cómo Evitar Que el Mejoramiento Personal Afecte Nuestro Bienestar

Uno de los problemas de esta “carrera” por ser una mejor persona en muchos aspectos de nuestra vida, es que no sabemos distinguir cuándo es suficiente y hasta cuándo podemos seguir progresando sin renunciar. Por esto, te daré 3 tips para identificar ese umbral.

Pregúntate si te estás tomando momentos del día para descansar

Aunque consideremos que cualquier momento de esparcimiento es un retroceso, y que deberíamos todo el día estar haciendo algo que represente un progreso tangible para nosotros, los momentos de descanso son necesarios. Sobre todo, teniendo en cuenta que nuestros niveles de energía requieren un “corto mantenimiento” cada cierto tiempo.

Por esto, además de tomarnos momentos de descansos largos o de realizar actividades como hacer ejercicio durante el día, se hace necesario utilizar técnicas como la Pomodoro, con la cual estudias 25 minutos y descansas 5 minutos. Lo clave, es que en esos 5 minutos tienes que hacer algo que disfrutes, y tienes que convencerte de que esos 5 minutos son tu premio por haber estado concentrado durante 25 minutos.

Evalúa si lo que estás queriendo mejorar tiene significado para ti

Muchas personas confunden ser productivo con estar ocupado. Y sin duda, existe una gran diferencia entre las dos: mientras ser productivo se trata de hacer cosas que tienen significado para ti, estar ocupado podría referirse a realizar cualquier actividad que implique tu completa atención.

Debido a esta diferencia, es necesario que tomes una hoja de papel y en una columna anotes qué actividades haces cada día y al frente si esa actividad tiene significado para ti. De esa forma, te asegurarás de que, en caso de que estés ocupado, lo estarás siendo productivo.

Piensa si estás disfrutando lo que haces

Luego de haber realizado el paso anterior, seguramente tendrás al menos una noción sobre qué es lo que disfrutas. Sin embargo, lo que tiene significado para uno no coincide perfectamente con lo que disfrutas. Más bien, es un paso previo para conocer lo que disfrutas.

Para hacer esa transición, haz un diagrama de Venn en el que, en un conjunto tienes que anotar todo lo que tiene significado para ti y en otro, lo que disfrutas. Al hacer las actividades que se repitan en ambos conjuntos, evitarás que el mejoramiento personal afecte tu bienestar.