¿Cómo Organizar Tu Día?

¿Cómo Organizar Tu Día?

Con frecuencia, nos encontramos con el deseo de cambiar nuestros hábitos, y uno de los primeros inconvenientes que se nos presentan es que no sabemos cómo conseguir optimizar nuestros recursos (tiempo) para todo lo que deseemos hacer (relativo a estudio o a trabajo). Por esta razón, te daré tres técnicas que te permitirán conseguirlo.

Divide Tu Día en Bloques de Tiempo

Quizá el mayor problema a la hora de ser productivos es decidir guardar nuestras tareas en un ToDo List. Y eso está bien, porque sabemos que no se nos pasará nada. Sin embargo, ese sistema tiene una gran falencia: nos olvidamos del tiempo que tenemos, y no disponemos de él para realizar lo que tenemos que hacer.

Por esta razón, una mejor forma de tomar en cuenta lo que se tiene que hacer es, en vez de utilizar un ToDo List, utilizar un calendario (como Google Calendar) y asignarle un tiempo a cada tarea. Y así, permitirse ser más eficiente haciendo uso de la Ley de Parkinson.

Aprovecha tus Picos y Valles de Energía de la Mejor Forma

A pesar de que nosotros sabemos que no contamos con los mismos niveles de energía cada día, nos asignamos tareas de distintos niveles de complejidad sin revisar la hora del día y nuestra energía disponible.

Ello, nos haría esforzarnos más de la cuenta para unas tareas, porque no contaríamos con niveles adecuados de energía para realizarlas, y no dar lo máximo de nuestro potencial para otras, debido a que haríamos tareas muy sencillas que no requieren de tanto esfuerzo. Lo que debemos hacer para evitar sentirnos así, es definir qué tareas son más complicadas para luego realizarlas en nuestros picos de energía del día; de la misma manera, las tareas que sean más mecánicas o sencillas, tenemos que agendarlas en nuestros momentos de menor energía del día.

Agenda Tus Descansos

Así como definimos las horas en las que tenemos que estar concentrados, como cuando en la universidad nos dicen a qué hora tenemos que ver cada clase, tenemos que guardar un balance y bloquear en nuestro calendario momentos de descanso o de realizar actividades que disfrutamos. Una vez hagamos eso, estaremos mucho menos abrumados y lograremos continuar con nuestros hábitos a lo largo del tiempo.