Esto es lo que No Debes Hacer al Estudiar

Esto es lo que No Debes Hacer al Estudiar
Photo by Dim Hou / Unsplash

Cada vez vemos más personas creando contenido sobre técnicas de estudio o formas de estudiar. Sin embargo, algo que perdemos de vista es que por lo general ese contenido sea creado solamente recomendando hacer lo que el creador considera que es adecuado. Por eso, en este post desmitificaré, con ciencia, los errores más comunes que cometen los estudiantes al momento de intentar aprender algo nuevo.

Algo que perdemos de vista es que por lo general ese contenido sea creado solamente recomendando hacer lo que el creador considera que es adecuado.

Hacer Resúmenes, Releer y Subrayar

Lo más peligroso de estas técnicas es que nos hacen sentir productivos y nos quitan tiempo. Sin embargo, en realidad privilegian un repaso pasivo de lo que intentamos aprender. No nos exige. Y cuando algo no nos exige, es probable que no nos dé ningún resultado (como cuando levantamos pesas muy livianas). De hecho, en estudios como el de John Dunlosky, Katherine A. Rawson, Elizabeth J. Marsh, Mitchell J. Nathan y Daniel T. Willingham, se concluye que estas técnicas tienen un impacto muy poco significativo en el proceso de aprendizaje. Lo chistoso es que son quizá las técnicas que más se utilizan (yo las usaba también).

Estas técnicas tienen un impacto muy poco significativo en el proceso de aprendizaje

Tomar Apuntes Bonitos

En economía me enseñaron un concepto llamado costo de oportunidad. En esencia, lo que quiere decir es que cuando una persona decide hacer algo, está perdiendo la oportunidad (incurriendo en un costo) de no hacer uso de sus recursos (tiempo, dinero u otro) en otra actividad. En este caso, cuando tomamos la decisión de tomar apuntes bonitos, estamos perdiendo la oportunidad de invertir todo el tiempo y energía que nos tarda hacer eso en estudiar efectivamente: en preguntarnos lo que sabemos y evitar olvidar lo que estudiamos. Por eso es que solemos escuchar comentarios como: “yo quisiera aprender más pero no me alcanza el tiempo”.

Por otro lado, si no lo vemos desde la perspectiva de la efectividad al momento de estudiar algo, sino que lo vemos desde el punto de vista de la motivación, sabemos que para que el estudio nos motive a estudiar más, es necesario que el punto de novedad de lo que estamos haciendo sea óptimo (ni muy familiar ni muy poco familiar). Sin embargo, cuando estamos haciendo tareas repetitivas (como poner bonitos nuestros apuntes con varios colores, usando la regla o similares) estamos haciendo que la novedad caiga. Es decir, ¡cuando decoramos nuestros apuntes estamos desmotivándonos a estudiar!

Con esto dicho, ¿te quedan ganas de decorar tus apuntes? En verdad espero que no.

¡Cuando decoramos nuestros apuntes estamos desmotivándonos a estudiar!

Estudiar Todo un Mismo Día

En el año 2006, un grupo de investigadores realizaron un estudio en el cual a un grupo de residentes de cirugía le enseñarían cómo suturar pequeños vasos sanguíneos de ratas. A ese grupo lo dividieron en 2. Al primer subgrupo le enseñaron cómo hacerlo con 4 lecciones dictadas un mismo día, y al otro se lo enseñaron en 4 lecciones dictadas en 4 días distintos. Al final, Los resultados del segundo subgrupo fueron mucho mejores que los del primero. De hecho, 16% de los residentes del primer subgrupo empeoraron la condición de las ratas al momento de suturarlas.

Como podrás haberlo anticipado, cuando estudiamos el día antes del examen nos parecemos más al primer subgrupo. Esas “noches heróicas” donde decidimos aprender lo de 3 meses nos están perjudicando y no favoreciendo. Además, no estamos evitando olvidar lo que estudiamos. En resumidas cuentas, no solo estamos llenándonos la mente de presión el día antes, sino que también nos estamos resignando a sacar peores resultados en los exámenes y a no recordar lo que aprendemos en la vida profesional. ¿Ese es el camino que te gustaría tomar? Espero que no.

No solo estamos llenándonos la mente de presión el día antes, sino que también nos estamos resignando a sacar peores resultados en los exámenes y a no recordar lo que aprendemos en la vida profesional.

Si llegaste hasta acá, sin duda te interesa ser un buen estudiante. Si te estás preguntando adónde deberías ir después, puedes dar clic en este link.