Cómo Lidiar con el Fracaso

¿Cómo Lidiar con el Fracaso?

Cómo Lidiar con el Fracaso
Photo by Kind and Curious / Unsplash

Es frecuente que, luego de haber invertido tiempo y energía estudiando para un examen, o desarrollando un proyecto, llegue un punto en el que el vaso se llena más de la cuenta, y ello termina haciendo derramar toda el agua (progreso) que hemos conseguido hasta ahora. Sin embargo, eso no nos marca el final del camino; por el contrario, siempre que lo sepamos manejar bien, será el inicio de un nuevo comienzo. Por esta razón, en este post te mostraré tres maneras que te permitirán lidiar con el.

Escribe Tus Sentimientos

Una buena forma de autoanalizarse es mediante la escritura, esta es una manera sencilla de dejar de pensar tanto en lo (malo) que nos sucede en nuestra vida, y tener todo eso en un “segundo cerebro”. Sin duda, si en tiempos relativamente poco convulsionados escribir nos ayuda, en esta clase de puntos de inflexión, es de mucha mayor utilidad. Para esto, evita lo más posible la fricción, y toma una hoja y un esfero, y escribe todo lo que sientes. La idea no es correr, es entender bien cómo te sientes, sentirlo desde una perspectiva de observador y no de “actor”.

Reflexiona Sobre las Posibles Causas

Luego de pensar sobre cómo nos sentimos, es necesario revisar qué pasó, qué circunstancias se dieron para que el resultado fuera el que fue y no otro. Para esto, es necesario “escarbar” en las posibles causas, y a partir de ahí, tomar responsabilidad de todo aquello que estuvo a nuestro control y que pudo haber cambiado el resultado final. No lo veas como una forma de mortificarte por lo que pasó, míralo como una forma de aprender a partir de experiencias propias, para evitar que se repitan.

Elimina Cualquier Pensamiento Negativo que Haya Surgido en Ti a raíz de eso

Este es uno de esos consejos que suena fácil dar pero no tanto aplicar; a pesar de ello, existen 3 formas que te podrían facilitar no cargar con el “equipaje” que representa un fracaso:

  1. Realiza una actuación simbólica que represente esa eliminación. Por ejemplo, podrías tomar un papel, escribir lo que pasó y como te hace sentir (podrías usar el que elaboraste antes). Luego de eso, podrías quemarlo y con eso eliminar, al menos simbólicamente, esos pensamientos de ti.
  2. Decide si afrontar o alejarte de la circunstancia que te hizo fracasar; pero cualquiera que sea la decisión que tomes, asegúrate de que tienes razones fundamentadas para hacerlo.
  3. Toma como referencia a otros. No es cierto que muy poca gente fracase, de hecho la gran mayoría (por no decir todos) pasamos por eso, y para lidiar con esos pensamientos negativos, podría resultar muy útil hablar con personas cercanas a nosotros sobre esas experiencias, y tomar sus actitudes posteriores como potenciales guías.